Grafología empresarial aplicada a la selección y gestión de Recursos Humanos

En el ámbito empresarial y de los recursos humanos, las empresas de selección de personal y los departamentos de RRHH acuden a los grafólogos para detectar de forma más clara las competencias emocionales o psicológicas de los candidatos en un proceso de selección y determinar si éstas se ajustan al perfil profesional requerido para el puesto.

El trabajo del grafólogo en los procesos de selección consiste en analizar el manuscrito del candidato de una manera imparcial y objetiva (sin conocer al candidato) para detectar las competencias requeridas para el puesto y realizar un filtro rápido de candidatos. En un proceso de selección, la prueba caligráfica es sencilla de realizar y fiable, ya que la escritura no puede falsearse de manera consciente, por lo que no permite esconder los aspectos de la personalidad menos favorables y que sí pueden permanecer ocultos en otro tipo de pruebas de pruebas de selección.

A igualdad de currículum, experiencia o habilidades técnicas de los candidatos, una prueba manuscrita puede determinar qué competencias emocionales (dotes comunicativas, liderazgo, toma de decisiones, capacidad de negociación, resolución de problemas, etc.) son más adecuadas para el puesto y quiénes de los aspirantes se ajustan más a ellas.