Qué puede hacer un Perito Calígrafo por ti

Ilustración sobre el cotejo de letras que realiza un Perito Calígrafo Judicial.
Qué hace un Perito Calígrafo Judicial

El oficio de Perito Calígrafo Judicial es un profesión quizá un tanto desconocida. Sin embargo, es relativamente fácil que una persona se llegue a encontrar bajo alguna circunstancia en la que necesite de sus servicios.

El trabajo más habitual que realiza un Perito Calígrafo es el de dictaminar sobre la autenticidad o falsedad de una firma o escrito, dictamen que puede llegar a ratificar a efectos legales en un juicio o vista oral.

La prueba pericial caligráfica en un juicio

En la mayoría de los casos las pruebas periciales caligráficas que se practican en un proceso judicial condicionan enormemente la sentencia que dicte el tribunal. El juez se basará en las conclusiones del informe caligráfico y en la defensa y ratificación del mismo que el perito realice en el juicio o vista oral para dictar sentencia a favor o en contra. Por tanto, en muchos casos, el fallo judicial dependerá de que se demuestre si un escrito ha sido realizado o si una firma obrante en un documento ha sido estampada o no por la parte a la que presuntamente se le atribuye o por la parte que lo niega.

En el caso de procesos civiles o penales, la prueba pericial caligráfica puede entonces ser la prueba de cargo o de descargo para el demandado o querellado sobre los extremos que se le reclaman o los delitos que presuntamente se le imputan.

La conveniencia de realizar una prueba pericial caligráfica

Habitualmente será el abogado que se encargue de llevar su proceso judicialmente el que le sugiera la conveniencia de practicar una prueba pericial caligráfica para sustentar el caso. En muchas ocasiones, si el informe del perito calígrafo se aporta como prueba junto al escrito de demanda o querella, es muy probable que el caso se resuelva mediante una negociación que evite la necesidad de llegar a juicio.

Un perito calígrafo judicial puede actuar en multitud de casos, desde, por ejemplo, peritar firmas en contratos, pólizas, recibos, etc., que son negadas; hasta comprobar si un documento ha sido alterado de alguna manera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *